¿Por qué escribo? Porque lo necesito.Toda mi vida he escrito. De niña, para mí. Tenía un cuaderno que se llamaba “Panza gorda”. Allí apuntaba palabras que no entendía, como parto, pene, follar, coito, la regla, la menopausia, la desviación sexual, palabras que oía...